Exonario

Definiciones y términos que no figuran en el diccionario (exonario no figura en el diccionario)

Archive for the ‘B’ Category

Bruxólogo

Posted by jorgemux en octubre 11, 2013

(Sustantivo. Del griego brougmós = mordedura y lógos = discurso)

Discurso dado con los dientes apretados. 

Quienes emiten bruxólogos son, por lo general, personas de sexo masculino en un momento de enojo. “¡Rajá de acá hijo de una gran puta!”, dice con los dientes apretados el tío a su sobrino travieso. Es muy común, también, en la manera de insultar a los jugadores de un partido de fútbol: “¡Nooooo, el arco queda para el otro lado, la puta madre que te parió!”. A la necesidad de emitir un bruxólogo se le acompaña, en general, el deseo por romper algo.

Anuncios

Posted in B, Terribles Artes Discursivas | Leave a Comment »

Bulanero

Posted by jorgemux en julio 30, 2012

(Adjetivo. Contracción de Bulanerótico. Del griego boulé = voluntad; an- = prefijo negativo y eros = deseo, amor)

Quien cree que dejó de ser atractivo por una cuestión circunstancial. 

Si una mujer dice: “Desde que me cambié el peinado los hombres ya no me dicen cosas por la calle“, esta mujer es bulanera. Si un hombre dice: “Las chicas ya no se fijan en mí. Es que mis músculos están caídos, porque hace tres días que no voy al gimnasio“, es un bulanero. El bulanero sospecha que el cambio de una variable única y fácilmente reversible, lo convertirá de nuevo en objeto de deseo. En verdad no tiene en cuenta que su atractivo ha ido disminuyendo de modo paulatino, y que existe un conjunto de hechos que se fueron confabulando para dejar minusválido a su poder de seducción: calvicie, pelo pajoso, sobrepeso, piel descuidada, olor a sudor, arrugas, rasgos de tristeza o preocupación, descuido en la vestimenta, un contexto poco propicio para el cortejo, muchos hijos pequeños, falta de ingenio y pesadez en el habla. El esplendor y la gracia que se tenía a los veinte y quizás a los treinta, ha ido mermando sin detenimiento a partir de los treinta y cinco. Sin embargo, algunas trampas mentales nos hacen creer que el atractivo perdido está al alcance del gimnasio, del maquillaje, de la ropa. Decimos: “Si hiciera unas abdominales todos los días, en un mes estoy hecha un bombón nuevamente“; “Si me maquillara una maquilladora profesional, volvería a ser una belleza“; “Si me pongo el pantalón blanco y el cárdigan rojo, mato mil“. Y de vez en cuando ponemos manos a la obra, pero con resultados deplorables: la panza no baja con las abdominales; los granos no se ocultan con el maquillaje, y el cárdigan rojo sólo quedaba bien durante los años ochenta en las fiestas del secundario. 
Algunos bulaneros asumen una actitud sorprendente: deciden que no quieren ser atractivos, y que por ello no hacen gimnasia, o no se maquillan, o descuidan su ropa. “Yo prefiero seguir siendo gorda. Porque si bajo unos kilos, se me tiran los hombres encima“; “No, yo ya ni voy al gimnasio. Mirá, la última vez que hice bíceps un montón de chicas me pidieron el número de teléfono. Yo ya tengo novia; no quiero serle infiel“. Esta clase de bulaneros convierte a su fealdad en un supuesto escudo contra los perjuicios de la belleza. Fingen que el sex appeal es un mal que los obliga a ser infieles, y por eso asumen que la calvicie, la obesidad y el descuido personal son anclas de la fidelidad. Por eso, los bulaneros chantajean a sus parejas: “¿Me quieres a tu lado, María? Entonces déjame estar gordo, pelado y mugriento. Pues si empiezo a estar más lindo otra querrá estar conmigo, y yo no soy de fierro

Posted in Actitudes Humanas, B | Leave a Comment »

Benevicio

Posted by jorgemux en abril 9, 2012

(Sustantivo. Del latín bene = de buen modo y vitium = defecto)

Vicio adquirido cuya práctica genera beneficios. 

El vicio es, por lo general, un hábito pernicioso o inmoral. Es probable que una persona no elija sus vicios y que nuestros hábitos negativos sean el resultado de involuntarias prácticas negativas que acumulamos con los años. Pero, ¿qué ocurriría si, por azar, alguno de nuestros vicios comienza a capitalizarse y a generar inesperadas consecuencias positivas?
Por ejemplo, usted pasa horas jugando en internet a cualquier entretenimiento del tipo Tower Defense. Ha perdido trabajos y ha malogrado relaciones sociales por culpa de ese vicio. Sin embargo, un día participa de un torneo internacional y se convierte en campeón de algún Tower Defense. Una conocida marca de videojuegos lo contrata para promocionarse. A usted le hacen notas los diarios y se convierte en una especie de gurú de los Tower Defense. Sin proponérselo, ha capitalizado un hábito negativo y se ha convertido en un benevicio.
Otro ejemplo: usted bebe una determinada marca de vinos especiales y sumamente caros. Se gasta buena parte de su salario en esa bebida. En algún momento se hace un chequeo médico, y el doctor dice, ante los análisis, que gracias a ese hábito de beber vinos caros su colesterol ha disminuido considerablemente y su sistema cardiológico está en perfecto estado. La bebida lo ha salvado de morir con las arterias tapadas, y es su benevicio.

Desde luego, los benevicios aportan algo favorable, pero sin lugar a dudas tienen consecuencias indeseadas. En los ejemplos dados, un vicioso de los videojuegos continuará alienándose de sus relaciones sociales, y un bebedor inevitablemente se emborrachará. Pero en definitiva todo lo que hagamos -sea o no un vicio; sea trabajar, estudiar, adorar a los dioses, bañarse, comer sano, tener sexo monogámico- tiene alguna consecuencia negativa, de modo que esta no puede ser una objeción seria.

Posted in Actitudes Humanas, B | Leave a Comment »

Bulamnesis

Posted by jorgemux en octubre 14, 2011

(Sustantivo. Del griego boulé = voluntad; a = negación y mnéme = memoria)

Olvido voluntario.

Existen dos situaciones para las cuales la actividad consciente es inútil e incluso perjudicial: el sueño y el olvido. Piense con toda su atención en dormirse ahora mismo u olvidar el nombre de un pariente muy cercano: cuanto más esfuerzo consciente invierta en ello, más lejos estará de alcanzar su objetivo. El olvido voluntario tiende a malograrse por la conciencia del objeto que se pretende olvidar.
Sin embargo, si usted desarrolla una técnica eficaz para olvidar lo que desea (y no otra cosa, y no de manera aleatoria), habrá alcanzado la bulamnesis. El olvido voluntario es muy útil cuando se ve por segunda vez una película, se lee por segunda vez un libro o se escucha un mismo chiste una y otra vez: desearíamos olvidar el desenlace y la trama, para sorprendernos una vez más. Olvidar a la persona amada para enamorarse (o decepcionarse) cada vez que aparece es, también, una experiencia interesante.

Aunque existen estudios acerca del olvido voluntario, este fenómeno parece confundirse con el del olvido selectivo. Mientras un olvido voluntario obedece a la decisión consciente de olvidar algo, el olvido selectivo puede operar de manera inconsciente, aun contra la voluntad del olvidador.

Posted in B, Procesos Mentales | 1 Comment »

Bichigún

Posted by jorgemux en agosto 18, 2011

(Sustantivo. De la interpretación errónea que realiza el teclado predictivo de un celular cuando se escribe la palabra “bichito”)

Interpretación errónea, arbitraria y sin sentido que realiza el teclado predictivo de un teléfono celular o IPhone. 

Cuando se escriben mensajes de texto muchas veces es conveniente desactivar la opción predictiva, porque al tipear una palabra que no está en el diccionario del teléfono, comienzan a aparecer opciones inverosímiles y sin significado. Así, si usted tipea “cocoliche”, le aparecerá “cocochd”; si tipea “busarda”, el teléfono le pondrá “curaseb”, y si tipea “aaskhdaoie” aparecerá “carlidange”. Como puede observarse, aun si tipeamos algo que no tiene sentido, el resultado será igualmente una frase sin sentido, pero diferente a la que quisimos tipear.  A veces, el teclado predice un resultado que no existe a partir de una palabra muy común y de mucho uso. Si uno tipea las teclas para formar la preposición “en”, es esperable que la primera opción sugerida sea, precisamente, esa preposición. Sin embargo, algunos teclados proponen “eo”, como en este ejemplo, sin dar lugar a otra posibilidad.

También, por extensión, un bichigún es cualquier palabra que elija poner el teclado predictivo o el corrector automático de un procesador de textos y que cambie drásticamente el sentido original de la frase. En este caso, los bichigunes tienen sentido, pero está tan desfigurado de la intención inicial que puede generar estupor y malentendidos feroces. Si usted tipea “Estoy con Zulma en el patio” y el procesador interpreta: “Estoy con sunga en el patio“, es posible que alguien crea que usted es un pervertido. 

Posted in B, Lenguaje | 1 Comment »

>Babatáiay

Posted by jorgemux en abril 14, 2011

>

(Sustantivo. De la expresión en inglés “But… but… I… I…: pero… pero… yo… yo…”)

Balbuceo de una persona que es sorprendida en una actitud sospechosa. 

El babatáiay es como un ensayo vocal que permite ganar tiempo mientras se inventa una excusa. Sin embargo, ese evidente intento por demorar la respuesta termina destruyendo la posibilidad de que tal respuesta resulte aceptable. En el fondo, el babatáiay le sirve al interlocutor como una corroboración de un intento por mentir; y finalmente el balbuceo se convierte en una vacilación ruinosa cuya articulación llena un inocultable vacío explicativo.
Ejemplo de uso: “Lo encontré encerrado en el baño contando billetes de cien dólares. ¿De dónde salieron?, le pregunté. Y me respondió con un largo babatáiay

Hay personas que se especializan en inventar excusas con rapidez para no delatarse mediante babatáiays. Independientemente de la verosimilitud de la excusa, el hecho de dar una respuesta rápida produce un efecto de duda en el interrogador, y esto puede dar más tiempo para mejorar la respuesta.

Posted in B | Leave a Comment »

Bibliofugia

Posted by jorgemux en agosto 16, 2010

(Sustantivo. Del griego biblios = libro y del latín fugio = huir)

Paulatina desaparición de libros de una biblioteca. 

Existe un principio general con respecto a la costumbre de prestar libros: un libro prestado jamás se devuelve. Por eso, quienes prestan libros suelen recorrer su biblioteca con cierto pesar: los títulos más atesorados han desaparecido de los estantes, sin que se pueda calcular con certeza quién se ha llevado cada uno. Sólo quedan los libros nuevos, los desconocidos -esos que están ahí pero jamás hojeamos- o los demasiado viejos. Además de esta desaparición por préstamo indebido (de la cual somos en parte responsables), hay que sumarle la desaparición por robo, por lo que otro ha prestado en nuestro nombre, y por lo que nosotros mismos hemos perdido.
Hay bibliotecas que, con mucho celo, pueden preservarse parcialmente de la bibliofugia. Sin embargo, aun el más quisquilloso guardián de las letras cada tanto se encontrará con misteriosos faltantes cuya causa no puede establecer.
Una biblioteca sana debe contar con un bajo índice de bibliofugia y un moderado y paulatino incremento de bibliografía. La bibliofugia se convierte en una plaga cuando las desapariciones dejan huecos en los estantes y algunos de los pocos libros que quedan caen de costado dando un espectáculo penoso.

Posted in B | 2 Comments »

Biolinfacia

Posted by jorgemux en junio 23, 2010

(Sustantivo. Del griego psiché = alma; bios = vida y lymphatos = locura, enajenación. Surge el término “psibiolinfacia” del cual se deriva “biolinfacia“)

Capacidad de invocar el espíritu de una persona que todavía está viva.

Cuando una sesión espiritista tiene éxito, el médium es poseído por un espíritu descarnado. Este espíritu manifiesta sus pensamientos y sus estertores a través del cuerpo y la voz del médium. Por lo general, el espíritu convocado es el de un muerto. Rara vez, sin embargo, se convocan a ángeles, demonios o al mismo Diablo.
Sin embargo, ¿es factible que un médium convoque a un alma que actualmente está unida a un cuerpo, es decir, el alma de una persona viva? Si tal cosa pudiera ocurrir, tendríamos un caso de biolinfacia . Eso significa que en algún lugar del mundo habría un cuerpo vivo, pero momentáneamente sin alma (al menos, hasta que el médium deje de convocarla)

Sería curioso que un médium convocara y manifestara en su propio cuerpo a los espíritus de quienes lo acompañan en la sesión, alrededor de la mesa. Se trataría de una posesión totalmente inoperante.
Existe un término para referirse a la invocación y posesión de uno mismo por uno mismo: la autonergucia. Si el médium fuera poseído por objetos inanimados, se ha convertido en un psicrótico. Si es poseído por el alma de una muy mala persona (que lo obliga a hacer cosas horribles o humillantes), el médium se ha convertido en un patotero.

Posted in B | 1 Comment »

Balbinodiar

Posted by jorgemux en mayo 19, 2010

(Verbo intransitivo. Del latín balbus = tartamudo e inodia = enfado)

Tartamudear de ira.

Cuando alguien comete una injusticia, nos sentimos obligados a intervenir. Queremos que el injusto entienda nuestra contundente opinión sobre su proceder. Sin embargo, por culpa del enojo, las palabras se agolpan en la lengua; el discurso incisivo y oportuno se convierte en un balbuceo forzado y gritón; apenas se entienden dos o tres palabras airadas que el injusto escucha con sorpresa y sonrisa socarrona, y por último, en el paroxismo de la rabia (la rabia provocada por nuestra propia incompetencia en el manejo discursivo) nos sale un “Andá a la co co co concha de tu her her her hermana” que malogra definitivamente y sin remedio el propósito de la intervención.

Posted in B | 3 Comments »

Brasibio

Posted by jorgemux en febrero 5, 2010

(Sustantivo. Del griego bráse = cocido y bios = vida)

Alimento que queda vivo después de cocido. 

Normalmente diríamos que no hay lugar conceptual para esta palabra. Si algo está cocido, evidentemente no puede estar crudo y mucho menos vivo. Pero si hubiera alguna posibilidad de que un animal o vegetal comestible estuviera vivo y cocido a la vez, podríamos nombrarlo con esta palabra.

Si los animales para faena pudiesen ser cocinados sin matarlos, podríamos hervirlos o freírlos en su nacimiento. De ese modo, al crecer sólo sería cuestión de carnearlos y llevarlos al plato sin necesidad de pasar por el engorroso proceso de cocción. No necesitaríamos comprar leña para el asado: bastaría con comprar una vaca viva ya asada e ir cortándola de a poco para nuestros festines.

Posted in B | 2 Comments »