Exonario

Definiciones y términos que no figuran en el diccionario (exonario no figura en el diccionario)

Archive for 30 diciembre 2010

>Ectobio

Posted by jorgemux en diciembre 30, 2010

>

(Sustantivo. Del griego ecto = por fuera y bios = vida)

Ser que vive por fuera de su propio cuerpo.

Un ectobio no puede definirse por su corporalidad: al ectobio se lo puede asociar con un determinado cuerpo, pero no es ese cuerpo el que porta la vida. El ectobio vive en el entorno; su cuerpo es una función móvil que opera sobre ese entorno, modificándolo para satisfacer las necesidades del propio entorno, no de ese cuerpo. De algún modo, la entidad viviente es todo aquello que rodea externamente al cuerpo, pero excluyendo al cuerpo.
Parece imposible encontrar referencia para este término. Sin embargo, no es improbable que algunos seres extraterrestres sean ectobios. 

Anuncios

Posted in E | 1 Comment »

>Alogapania

Posted by jorgemux en diciembre 28, 2010

>

(Del griego a = negación; logízomai = calcular y dapáne = gasto)

Imposibilidad de prever cuánto se gastará en una determinada situación. 

Si nos quedan mil pesos en la billetera y faltan todavía diez días para cobrar el sueldo, puede que razonemos: “Con mil pesos, a razón de cien pesos por día, tengo que llegar holgadamente” . Sin embargo, los gastos se multiplican: medicamentos que no habíamos contabilizado, la cuenta de la luz, un pantalón de gimnasia para nuestro hijo, el regalo de cumpleaños de una sobrina. Dos días después, esos mil pesos se transformaron en trescientos: hemos sufrido alogapania; el cálculo inicial se ha visto desbaratado, y ya sólo nos queda rezar para que la minúscula suma no se vea nuevamente obliterada por algún otro gasto imprevisible.

La alogapania nos asalta también cuando comemos en un restaurante. En este caso, podemos prever con cierta vaguedad cuánto pagaremos, aunque no resulta fácil calcular todas las variables. He aquí las dudas que pueden asaltarnos mientras nuestra familia pide comida en un restaurante:

  • ¿Cuánto cobran por cubierto? 
  • Un niño menor de tres años, ¿paga igual que un adulto? 
  • ¿Cuánto costará la media porción de puré? 
  • El champagne, ¿es cortesía de la casa, o me lo cobran?
  • La salsa de los ravioles, ¿estaba incluida en la promoción, o yo pedí una que se paga aparte?

Estas variables no nos permiten ir llevando una cuenta uniforme y bien clara acerca de cuánto estamos gastando: mientras padecemos esa incertidumbre, estamos sufriendo alogapania.

Posted in A | Leave a Comment »

>Aguinaldear

Posted by jorgemux en diciembre 27, 2010

>

(Verbo intransitivo. De aguinaldo)

Malgastar de manera compulsiva una cantidad de dinero que sólo se recibe una única vez. 

El término “aguinaldear” no necesariamente hace referencia al cobro del aguinaldo o sueldo anual complementario de los asalariados: puede aguinaldear quien cobra una herencia o una venta importante. El que aguinaldea sabe que ese dinero es por única vez y luego se termina. Sin embargo, en lugar de ahorrarlo o usarlo para inversiones importantes y postergadas (arreglar el techo de la casa que tiene goteras, hacerse la dentadura o comprar insulina), prefiere hacer una enorme fiesta, o costosos regalos a sus parientes y amigos, o darse algunos lujos innecesarios y de dudosa satisfacción: comprarse una mascota exótica (a la que luego no podrá mantener), alquilar una limusina por tres meses (y no poder pagar los gastos de chofer y minibar) o arrojar miles de billetes desde la terraza de su casa, para exhibirse ante sus convecinos como un magnate (esquivando las roturas de la terraza que provocan las goteras)

Posted in A | 2 Comments »

>Atornugado

Posted by jorgemux en diciembre 24, 2010

>

(Adjetivo. De estornudo)

Según el Diccionario de la Real Academia, un atosigado es aquel que ha sido fatigado, oprimido y exigido. Según una acepción más afín con su etimología y su uso en Argentina (y que no figura en el diccionario de la RAE), el atosigado es aquel que se atraganta con una tos que nunca llega a desplegarse con toda su energía.
Por analogía con esta segunda definición no explicitada, el atornugado es quien está a punto de emitir un estornudo, pero nunca llega a consumarlo.

También se denomina “atornugado” a quien no termina de consumar sus acciones y sólo se queda en intentos espasmódicos, erráticos y poco definidos (A diferencia del fulgorito, quien parece tener muy claros su propósito y energía al principio de una tarea, pero luego se va desanimando)

Posted in A | 1 Comment »

>Teraterótico

Posted by jorgemux en diciembre 23, 2010

>

(Adjetivo. Del griego teratos = monstruo y eros = amor)

Dícese de quien posee cualidades eróticas monstruosas. 

La mujer que se vanagloria de su tercer seno, su doble vagina o de su capacidad para alcanzar cien orgasmos seguidos (o simultáneos) y el hombre que seduce a sus amantes con el gigantesco tamaño de su miembro o su casi infinita resistencia a la eyaculación son ejemplos de terateróticos.

¿Puede un teraterótico ser, además, un titerótico?

Posted in Sexonario, T | Leave a Comment »

>Oplocio

Posted by jorgemux en diciembre 21, 2010

>

(Sustantivo. Del latín ob = a causa de  y plaudo = aplaudir)

Objeto que cobra existencia a partir de una explosión. 

Cuando algo explota, se libera violentamente una gran cantidad de energía; el recipiente que la contiene estalla y sus fragmentos son expulsados a cierta distancia. Es normal que, después de una explosión, sólo queden esquirlas chamuscadas a metros o incluso kilómetros del epicentro. Sin embargo, de vez en cuando, y por motivos que no han podido establecerse, después de una explosión aparece un oplocio: se trata de un objeto creado a partir del estallido, que aparece de manera espontánea e inesperada en el epicentro de la explosión y que no tiene signos de haber sufrido las consecuencias de la violenta liberación de energía.
Los oplocios son raros fenómenos escasamente documentados. A veces, es una esfera de metal o de cristal. A veces es un cuerpo de compleja estructura molecular y con la forma de un artefacto creado por el hombre. Se presume que, según el tipo de detonación, se pueden crear oplocios diversos e incluso algún oplocio viviente. Quizás la detonación de una bomba del tipo MOAB genere un oplocio ovalado, opaco, inmenso, negro y helado. Tal vez una bomba de neutrones genere un oplocio de pequeñas cuentas de plástico amarillo. Quizás la detonación de una sandía con un petardo casero produzca un oplocio hecho de diamantes.
Conviene aclarar que en la mayoría de las detonaciones no aparecerá ningún oplocio.

El oplocio es la reducción al absurdo de la explosión: la acción de explotar implica que nada quede después del estallido. Parece un enorme contrasentido que, en algunos casos, aparezcan extraños objetos (que no estaban presentes antes de la explosión), de apariencia inmaculada, fríos e incólumes.

Posted in O | 2 Comments »

>Santivirus

Posted by jorgemux en diciembre 20, 2010

>

(Sustantivo. De santo y antivirus)

1. Programa que considera como un virus cualquier archivo de computación que codifique expresiones e imágenes obscenas y sacrílegas. 

2. Programa que otorga una bendición a otros programas, por medio de un escaneo.

En la acepción 1, el santivirus ejecuta una acción invasiva y censuradora sobre los datos de un ordenador. En la acepción 2, en cambio, el santivirus es inofensivo; es un programa epifenoménico que “barre” al resto de los programas, otorgándoles una bendición. Se supone que el santivirus en su segunda acepción es un simple programa de escaneo que ha sido bendecido por una autoridad eclesial. Si existiera un “cielo de los datos” adonde viajen los archivos cuando se destruye su soporte, esos archivos sólo podrán ocupar un paraíso binario de élite si han sido previamente purificados por el santivirus. De otro modo, cuando el disco rígido se destruya, los datos o bien simplemente desaparecerán, o bien viajarán a un infierno espantoso lleno de entidades matemáticas monstruosas, como el infinito, la cifra periódica o el número dos.

En otra acepción relacionada con las anteriores (aunque por fuera del lenguaje binario), un santivirus puede ser un virus que ataca al cerebro de las personas, cuyo síntoma es un estado de fe, castidad, devoción divina y santidad. Los afectados de santivirus no se defienden de los golpes que reciben, y prefieren ceder sus bienes (aun los más privados y esenciales) a otras personas. Trabajan sólo en beneficio ajeno y sienten una enorme serenidad y placer en la frugalidad absoluta y en los soliloquios en voz baja, de rodillas y con las manos juntas.

(Este post está inspirado en la frase “Salva tus datos” de mi amigo Sebastián Morfes, y en la pesadilla binaria del robot Bender de la serie Futurama: “¡Qué horrible pesadilla! ¡Unos y ceros por todas partes! Hasta me pareció ver un dos”)

Posted in S | Leave a Comment »

>Nodosporco

Posted by jorgemux en diciembre 17, 2010

>

(Sustantivo. Del latín non = no; dum = todavía y spurcus = sucio) 

Ropa no declarada oficialmente sucia.

Una manchita negra en una camisa marrón, ¿es suciedad? Si la remera no tiene olor, ni signos visibles de roña, ¿hace falta ponerla a lavar, aunque la hayamos usado una semana seguida? ¿Realmente debe ir al lavarropas un par de medias que usamos durante sólo una hora? Si la camisa tiene el cuello interno rozado (y por lo tanto, nadie puede verlo), ¿es eso suficiente motivo para no usarla?
Aquella ropa que, sin estar impecable, todavía puede seguir usándose (según nuestro discutible criterio), es un nodosporco.
La línea que separa al nodosporco de una prenda efectivamente sucia es débil y subjetiva. Para algunas personas, basta con una pequeña salpicadura de agua para llevar la prenda al lavarropas. Para otras, incluso la presencia de restos sólidos de huevo frito y guiso carrero no da motivos suficientes para quitársela y mucho menos tratar de limpiarla.

Posted in N | 3 Comments »

>Limbisomnio

Posted by jorgemux en diciembre 16, 2010

>

(Sustantivo. Del latín limbus = limbo, franja, borde y somnus = sueño)

Tiempo en el que aun no se puede conciliar el sueño pero todavía no se declara el insomnio.

¿Cuál es el límite entre el “aun no puedo dormir” y el “ya no podré”? Después una arbitraria cantidad de vueltas en la cama (prequiversas), pensamientos desconectados e imaginaciones casi involuntarias, caemos en la cuenta de que todavía estamos aquí. Hubiéramos querido que el yo desapareciera, pero eso no ha ocurrido. Esperamos un tiempo más, dándole una nueva chance al sueño. Esos tiempos de conciencia desvaneciente pero no del todo desvanecida son los limbisomnios. Si finalmente nos hartamos de la cama calurosa y de poses casi teatrales que adoptamos para encontrar la posición exacta en la que nuestro cuerpo se siente cómodo, el limbisomnio se ha acabado y ha llegado la hora de dictaminar el insomnio.

Posted in L | Leave a Comment »

>Parióclido

Posted by jorgemux en diciembre 14, 2010

>

(Adjetivo. Del latín parvus = pequeño y clades = calamidad)

Dícese de quien da malas noticias mínimas.

El parióclido comienza su conversación llevándose las manos a la cabeza y preparando el clima para su relato: “No sabés lo que me pasó…“. Esperamos el desarrollo de una tragedia, pero de inmediato nos cuenta una historia banal y anodina: “Se me acabó el shampoo… Estoy hecho un desastre“.
A veces, las terribles historias son sólo rumores o especulaciones acerca de intrascendentes hechos del futuro inmediato: “Se viene una terrible…“, anticipa para generar intriga: “Parece que los palos de golf aumentan un cinco por ciento a partir del año que viene
Curiosamente, el parióclido no suele preocuparse por generar el clima de suspenso cuando de verdad le ocurre una desgracia.

Posted in P | 1 Comment »