Exonario

Definiciones y términos que no figuran en el diccionario (exonario no figura en el diccionario)

Archive for the ‘G’ Category

Genagoría

Posted by jorgemux en marzo 26, 2013

(Sustantivo. Del griego genós = género y agoréuo = mostrar, exhibir. Adjetivo: genágoro)

Ostentación de la propia condición sexual. 

La genagoría suele ser practicada por los varones heterosexuales, aunque no tienen el monopolio exclusivo. A veces un hombre se siente en la patética obligación de dejar en claro su heterosexualidad, especialmente en contextos donde él cree que pudiera haber alguna duda: “Yo trabajo en un cabaret para trolos, pero soy bien macho, ¿eh?” o “Tengo camisa rosa, pero no te creas que yo también soy rosa… A mí me gustan las minas”. El genágoro, sin embargo, va más allá de esa aclaración circunstancial: cree que en cualquier situación y ante cualquier desconocido es su deber salir al paso con información sobre sus gustos sexuales: “Mi nombre es Alberto, soy ingeniero y soy heterosexual”. A veces cambia “soy heterosexual” por “soy normal en todos los aspectos”. Considera que su carta de presentación está incompleta si no ratifica en mayúsculas y a los gritos su condición de varón semental que solo mira y toca mujeres y nunca hombres. Si el contexto no le permite exhibirse abiertamente como macho, hará algún chiste machista o buscará a otro varón para comentarle lo fuerte que está la rubia que subía por el ascensor, para que quede bien claro que él no es mariquita.
En todos los casos, el genágoro siente que sus preferencias amatorias ocupan el primer lugar en la información sobre su persona. Le desespera imaginar que alguien anda por ahí creyendo que él es gay (siendo que es bien macho) o que es heterosexual (siendo que es ruidosamente gay) y dedica un enorme esfuerzo mental en desambiguar la sola posibilidad de esa impresión.

Posted in Actitudes Humanas, G | 3 Comments »

Gagasajar

Posted by jorgemux en mayo 1, 2012

(Verbo. De gagá y agasajar)

Ofrecer reiteradas veces un refrigerio o convite que es sistemáticamente rechazado.

No es casualidad que quienes se dedican a gagasajar sean personas mayores: abuelos, tíos o  padres de avanzada edad: son ellos quienes chochean por la edad y están cerca de ser considerados gagá. “¿Querés un tecito?“, ofrece la abuela a su nieto. “No” es la respuesta. Cinco minutos después, la abuela repite el ofrecimiento: “¿Un tecito calentito?“. “No“. Esta invitación puede darse muchas veces con exasperante insistencia, e incluso inmediatamente de haberla rechazado -es decir: sin que pase un prudente tiempo para reformular el ofrecimiento: “Pero no te vendría mal un tecito con tanto frío“. “No, abuela, gracias, ya te dije que no quiero“. “Un tecito de boldo, que es más digestivo, aunque sea una taza chiquita“; “No, abuela, me voy a lo de mi novia“. “Ah, ya que vas a salir, mejor tomate un tecito antes“.

Posted in Actitudes Humanas, G | 2 Comments »

Geochauvinismo

Posted by jorgemux en diciembre 5, 2011

(Sustantivo. De geo, prefijo que significa “Tierra” y chauvin, del apellido de Nicolás Chauvin, patriota francés de la era napoleónica)

Creencia según la cual los hechos ocurridos en la Tierra marcan el parámetro de lo que debe ocurrir en todos los planetas. 

El geochovinismo tiene una vertiente ingenua y otra un poco más sofisticada.
Según la vertiente ingenua, el hecho de que el cielo en la Tierra sea celeste durante el día, o que la superficie esté cubierta por agua salada, son pautas de que en otros planetas también debe ser así. El geochauvinista considera que aquellos planetas cuyo cielo luce de otro color, o cuyos mares no contienen agua sino sulfuro, son anómalos, o escasos. Así, al geochauvinista le parece que las características físicas de nuestro planeta son ejemplares. Este sentido de geochauvinismo es apenas atendible, teniendo en cuenta que se basa en un desconocimiento elemental de la estructura física de los planetas.
En la vertiente sofisticada, el geochauvinismo se expresa en términos biológicos: el geochauvinista cree que la vida extraterrestre podrá tener grandes diferencias con respecto a la vida terrestre; sin embargo supone que toda vida debe contener ADN. No se da cuenta de que la estructura desoxirribonucleica de la vida es sólo un modelo posible de replicación, casualmente el que se dio en la Tierra. Quien, además, supone que toda vida en el universo constará de seres individuales que se replican, se alimentan y mueren, ha caído víctima de un geochauvinismo. En todos estos casos, el geochauvinista estará entendiendo la palabra “vida” de acuerdo a los parámetros terrestres, y pretenderá proyectar esos parámetros a todo el universo.
Algo parecido podría ocurrir con la palabra “conciencia”. ¿Es posible encontrar seres conscientes en otros planetas? Parece plausible, pero la definición de “conciencia” deberá adaptarse para que pueda aplicársele a seres de una naturaleza completamente diferente de la nuestra. Seres conscientes cuyos estados mentales difirieran ampliamente de los nuestros, serían conscientes en un sentido todavía inexplorado. La segunda acepción del término “Melanobio” da una idea de lo que se quiere decir aquí.

El geochauvinismo se produce cuando se utilizan ciertos términos fijando la referencia únicamente con los hechos que se dan en nuestro planeta. No se tiene en cuenta que esos términos podrían utilizarse aun cuando la referencia fuese radicalmente diferente de la usual.

Términos relacionados: Biogeomorfo, Ciberchovinismo

Posted in G, Naturaleza | Leave a Comment »

>Gelotocracia

Posted by jorgemux en abril 5, 2011

>

(Sustantivo. Del griego geláo = reír y krátos = poder. Adjetivo: gelotócrata)

Capacidad de imponer la voluntad mediante la risa. 

Quien suelta una risa malévola y cacogelótica puede intimidar a una audiencia y hacerla sentir subyugada y sometida. Aquel de quien se está riendo el gelotócrata tal vez haga todo lo posible por evitar la burla: su único objetivo consistirá en escapar de la interminable y aterradora carcajada.
La voluntad no sólo puede imponerse por la aversión a la risa ajena. A veces es justamente por la razón contraria: queremos complacer a un niño o una mujer, y deseamos cumplirles todos sus caprichos sólo para escucharlos reír una vez más.

Posted in G | 1 Comment »

>Gugaritmo

Posted by jorgemux en enero 7, 2011

>

(Sustantivo. De googol, término inglés para designar a un uno seguido de cien ceros y del griego arithmóo = contar)

Modo de cortar las cifras largas para enunciarlas.

Si nuestro número de teléfono es una cifra de siete caracteres, no la leemos “cuatro millones setecientos treinte y siete mil seiscientos treinta y dos”. Es probable que cortemos las cifras de a tres, de a dos o de a una, y digamos algo como “cuarenta y siete, treinta y siete ciento treinta y dos”. Cuando no se enuncia la cifra como un número completo, sino como una composición sucesiva (y no aditiva*) de pequeñas cifras, se está haciendo un gugaritmo.

Los gugaritmos tienden a ser regulares: por lo general, cortamos las cifras de la misma manera cada vez que las enunciamos. Cuando el número es demasiado largo, el gugaritmo nos ofrece una rítmica menmotécnica. De hecho, muchas personas recuerdan su gugaritmo cortando de a dos cifras, pero son incapaces de recordar cifra por cifra.

¿Tiene usted algún gugaritmo?

*No aditiva significa que cuando decimos “cuarenta y siete, treinta y seis, ciento treinta y dos”, no pretendemos que se interprete como una suma: “cuarenta y siete más treinta y seis más ciento treinta y dos”, sino como una pura sucesión nominal.

Posted in G | 2 Comments »

Glacioso

Posted by jorgemux en julio 21, 2010

(Adjetivo. De glaciar y gracioso)

Dícese de quien con asiduidad hace bromas que no causan gracia. 

El glacioso tiene la voluntad de un humorista, pero su humor resulta insípido o irritante. Por lo general provoca mínimas y gélidas sonrisas de compromiso o de ligero bochorno. Quienes lo rodean no participan de la complicidad de sus chistes, ni festejan sus ocurrencias. Sin embargo, él sigue insistiendo con predecibles rimas guarangas, chistes lavados y viejos, coplas sin ingenio ni estilo y apodos anodinos y ligeramente insultantes. Causa más incomodidad que gracia, aunque no llega a ser abiertamente vergonzoso. Por lo general pretende hacer una intervención graciosa en la historia que cuenta otro, y su previsible intervención llega a destiempo o resulta forzada. “Pasé el fin de semana por Tarija“, cuenta un amigo que hizo un viaje. “Y te agarraste la pija“, agrega el glacioso para, inmediatamente, empañar la anécdota con una risotada fingida que nadie acompaña. Es de esperar que el solo hecho de ser el único en festejar sus chistes lo desmoralizaría. Pero el glacioso se empeña en ser el humorista de la reunión y, por tanto, sus ocurrencias acompañarán cada resquicio de rima chusca que se le presente. En cada ocasión del relato, hará su solitaria intervención cuasicómica.

Los docentes, los políticos y los jefes suelen ser glaciosos cuando bromean (respectivamente) acerca de sus exámenes, de la situación de sus gobernados y del sueldo de sus empleados.

Posted in G | 1 Comment »

Guasquerón

Posted by jorgemux en junio 9, 2010

(Adjetivo. De guascazo, golpe dado con algo blando y doloroso y, posiblemente, de asqueroso. Es voz malsonante)

Quien cuenta con innecesarios detalles un hecho escatológico.

Estuve vomitando todo el día. No paré de vomitar casi un segundo“; “No sabés la diarrea que tuve; me agarró incontinencia anal incluso mientras dormía” ; “Perdón, tengo un moco que me está tapando la fosa nasal derecha. Es un moco enorme, de esos verdes. Necesito un pañuelo“. Todos estos son relatos que puede realizar un guasquerón. No pretende ser ni parecer asqueroso: simplemente, cree que su historia es digna de ser contada, y lo hace con un interés casi científico, aun cuando su terminología rara vez supera a la del lenguaje coloquial.

El guasquerón más típico es el que anuncia lo que hizo o lo que va a hacer en el baño. “Perdón, tengo que ir a hacer pis urgente“; “Hice una caca del tamaño de un perro” o incluso la más inelegante “Paso al baño, tengo un sorete en puerta” son ejemplos en este sentido.

También llamamos guasquerón al que cuenta de manera vívida y detallada el acontecimiento en el cual una persona muere, o sufre la amputación de un brazo o le extraen un tumor. Nuevamente, aquí, la intención no es el morbo, sino la lisa y llana información. El guasquerón se siente en falta si no relata los pormenores. Para él, es necesario que sepamos cómo la víctima de un choque, antes de salir disparada por el parabrisas, se desgarró el estómago con el cinturón de seguridad, se rompió el dedo gordo del pie con un golpe, se quebró la mandíbula y se cortó la lengua, y los vidrios se le clavaron en los globos oculares. Y luego de salir disparada, por supuesto, debe relatar con datos precisos cuántos segundos voló por el aire y cuántos minutos de agonía estuvo entre el asfalto y la banquina hasta que muriera arrollada por un camión.

Posted in G | 2 Comments »

Gelidopectitud

Posted by jorgemux en enero 16, 2010

(Palabra y definición enviadas por Wolfgang)

(del lat. gelidus, frío y del lat. pectus, pecho, con terminación -itud, propia de sustantivos abstractos):

Cualidad que poseen las personas poco apasionadas, que son incapaces de entusiasmarse y dar lo mejor de sí en la actividad que desarrollan. El adjetivo relativo es gelidopéctido.

Se observa sobre todo en algunos deportistas, de gelidopectitud tan exaltada, que la parcialidad no deja de reprochárselo, utilizando muchas veces la variante rioplatense del vocablo: “¡Andá, pecho frío!”.

Posted in G | 1 Comment »

Gosnirar

Posted by jorgemux en octubre 30, 2009

(Del griego geúsein = saborear y oneíros = sueño)

Quedarse paladeando un sueño luego de despertarse. 

Cuando nos despertamos con una fracción de recuerdo de un sueño, no queremos que la realidad de vigilia nos invada de manera repentina. Los tenues hilos de una compleja trama onírica requieren de reflexión y esfuerzo para salir a la luz.Queremos unos cuantos minutos de cierta atmósfera onírica, de silencio, de inmovilidad para recordar por qué el payaso salía del carrito con hormigas; por qué había gente famosa comiendo en la cocina de casa (que no era la cocina de casa) y por qué los extraterrestres mataban sólo a los que no salían del hotel. Sólo después de mucho trabajo, de inducciones fracasadas y de tanteos provisorios, aparecen las sucesivas revelaciones: el payaso era mi amigo Roberto que hacía una rutina en la que volaba porque sus hijos querían pochoclo (y por eso el carrito con hormigas); la gente famosa comía pochoclo con hormigas para levantar la autoestima (en una fase anterior del sueño, los famosos no eran famosos; eran amigos de la infancia y un plomero y otro payaso); los extraterrestres estaban en un patio escondidos tras las madreselvas y sólo eran gatos o telarañas, o una especie de gatos de plasma y telaraña y payasos.
El inmenso placer (y la sorpresa) que causa ir descubriendo las disparatadas conexiones causales entre lo que simula ser una única trama onírica (al menos así lo entendemos a través de la ísula); la curiosa mística de bucear en un recuerdo que lucha por escaparse de nosotros es lo que llamamos gosnirar.   
A veces de tanto bucear recuperamos (o inventamos) algunas hebras del sueño perdido. Otras veces somos víctimas de la xenometamorfia y recordamos sueños que han soñado otras personas.

Posted in G | 2 Comments »

Guiñeñé

Posted by jorgemux en junio 23, 2009

(Voz onomatopéyica)

Balbuceo inentendible y a bajo volumen de algunos hombres cuando pasa una mujer.

El guiñeñé es el esbozo de un piropo guarango susurrado cerca del oído. A veces no tiene contenido semántico; es apenas un gruñido modulado, una expresión inarticulada de libido. Por lo general es oportunista; el guiñeñero no suele seguir a su víctima para acosarla con guiñeñés a lo largo de un camino, aunque por supuesto hay excepciones.

Posted in G | Leave a Comment »