Exonario

Definiciones y términos que no figuran en el diccionario (exonario no figura en el diccionario)

Archive for 31 agosto 2008

Soneteador

Posted by jorgemux en agosto 31, 2008

Seguiré sin internet por unos días. Sólo me atrevo a copypastear esta magistral contribución:

Término y definición enviados por Julio David Auster.

(sust. m.) de soneto con sufijo que indica repetición y actor.

Soneteador se llama la persona

que con endecasílabos compone

sonetos, pero esto no supone una rima

no fácil ni ramplona.

No se cuida si su léxico abandona

lo que la buena educación dispone

y en los temas que, en general, propone

con lo culto, por cierto, desentona.

O musa estéril, o arte sin sentido,

desperdicio sonoro, magín pobre,

ripio constante, es más, tiempo perdido

en sacar de la nada algún partido,

en creer que es oro lo que no es ni cobre,

en creer de valor lo perimido.
Anuncios

Posted in S | 5 Comments »

Aviso de irregularidad

Posted by jorgemux en agosto 25, 2008

Seguramente la situación que voy a contar merecería una palabra en Exonario, pero no tengo el tiempo ni la voluntad de hacerla.

Los posteos de esta semana serán muy irregulares: me estoy mudando, y los muchos papelitos donde constan las palabras con sus definiciones están en algún lugar en medio de cajas con otros papeles.

Nos vemos pronto. Gracias por pasar.

Posted in Uncategorized | 3 Comments »

Ooclasta

Posted by jorgemux en agosto 23, 2008

(Palabra y definición enviadas por Julio David Auster)

(sust. común, del gr. oion, huevo y klastés, rompedor):

Dícese de la persona que se dedica por su profesión a romper huevos.

En la jerarquía de los chef de cocina, el ooclasta está bastante más arriba que el pinche de cocina, a quien se destina al lavado de la vajilla, pero varios escalones más abajo que el chef propiamente dicho.

El arte de romper huevos en la alta cocina dio lugar a varias escuelas, como se puede apreciar en “Los viajes de Gulliver” de Jonathan Swift (1726). En el primero de sus viajes, Lemuel Gulliver conoce a dos pueblos, el de Liliput y el de Blefuscu, que sostenían criterios opuestos con respecto a la técnica a emplear: los de Liliput rompían la cáscara por la punta, mientras que los de Blefuscu lo hacían por el extremo más ancho. Semejante divario provocó gravísimos y muy justificados enfrentamientos, hasta que Gulliver logró pacificarlos.

Los ooclastas modernos tienen técnicas propias, que se transmiten de padres a hijos. No es lo mismo romper un huevo destinado a tortilla, donde no importa que la clara y la yema mezclen sus fluidos alegremente, que un huevo destinado a ser frito en la sartén, donde ambas partes deben ser claramente (y yemamente) distinguibles. Más delicada aún es la separación de yema y clara, cuando se quiere batir a nieve; esto constituye todo un grado superior del arte ooclástico.
Internacionalmente se reconoce la superioridad de los ooclastas del sur del continente africano, capaces de operar sobre huevos de avestruz; hacia las escuelas de cocina de la región se dirigen aspirantes a ooclastas de todo el mundo, para aprender los secretos del ars ooclandi.

El ejercicio de una profesión tan delicada como esta hace que quienes la practican sufran una modificación de su carácter. En general son personas puntillosas e irascibles, lo que hace que, en la mayoría de los idiomas, su denominación sea un sinónimo de “persona insufrible”

Posted in O | 2 Comments »

Cefalorragia

Posted by jorgemux en agosto 21, 2008


(Sust. Del griego kefalés = cabeza y régnynai = hacer brotar, romper)

Violenta y espontánea explosión de la cabeza.

Si bien a través de la historia se ha hablado de combustiones espontáneas, poco o nada se ha dicho acerca de este curioso e inexplicable fenómeno.

Lo poco que hay documentado responde al siguiente patrón: una persona realiza sus actividades cotidianas y no manifiesta ningún síntoma extraño. Ni siquiera una cefalea. En algún momento, y sin ninguna razón aparente, su cabeza estalla.

Se ha alegado que la cefalorragia es imposible. Si existiera algún problema masivo de flujo sanguíneo (la única fuerza de bombeo del cuerpo que cabría imaginar como responsable para provocar una explosión), no estallaría el cráneo sino los ojos o los oídos. De hecho, también se han documentado algunos de estos casos: los globos oculares se escapan de sus órbitas y caen al piso, seguidos de una profusión de sangre y masa encefálica.

Conviene aclarar que la noción de cefalorragia nace de una fantasía morbosa e incierta: cada vez que se cuenta una historia de cefalorragia se hace hincapié en detalles como la excesiva violencia del estallido y la cantidad de sangre y sesos que quedan desparramados luego de la explosión. Probablemente, como en el juego del teléfono descompuesto, los casos originales sólo consistieron en una jaqueca, un pico de presión o un pedestre pero no menos mortal aneurisma.

Posted in C | 1 Comment »

Tumicia

Posted by jorgemux en agosto 20, 2008

(Sustantivo. Del griego taumátzo = asombro y oikeios = familiar)

Actitud de asombro o perplejidad ante algo que debiera ser familiar.

Existe una noción sumamente naif de la tumicia: procurar el asombro ante las cosas pequeñas y cotidianas. Pero el término se refiere a una actitud que específicamente suelen tener las personas cuyos trabajos consisten en arreglar desperfectos. Pongamos algunos ejemplos.

Si una persona sabe que tiene caries y decide ir al dentista, le parecerá algo extraño que el profesional le diga algo como esto: “¡Usted tiene caries! ¡Mire las caries que tiene!“. Es de esperar que, para el odontólogo, las caries son algo con lo que está muy familiarizado, y resulta muy chocante para el paciente descubrir el asombro del doctor. Ese asombro es la tumicia.

Otro ejemplo: cuando los caños están rotos, llamamos al plomero. Si el plomero se asombra y dice: “¡Mire usted cómo pierde agua! ¡Es increíble!“, padece de tumicia.

El término se aplica, también, a aquellas circunstancias en las cuales un trabajador sólo ve dificultades en el trabajo que se le propone: “Usted quiere arreglar el techo… ¡Dios mío, el techo tiene membrana! ¡Va a haber que levantar la membrana! ¡Uy, y las chapas están oxidadas! ¡Vaya uno a saber cómo están las vigas!”

A veces, la tumicia es una estrategia que sólo resalta lo malo o lo difícil para poder cobrar más el trabajo: un trabajo sencillo puede mostrarse y enunciarse como una ardua red de complicaciones. A veces, realmente, el trabajo es complicado y es válido que el trabajador exponga las dificultades frente a quien lo contrata. Otras veces, el trabajador mismo es una persona complicada.

Posted in T | 3 Comments »

Rumplestilskin

Posted by jorgemux en agosto 20, 2008

Ya llevo un mes sin actualizar. ¿Se han acabado las historias?
Nada de eso: no he tenido tiempo. Me está ocurriendo algo muy bueno, y por ahora sólo me dedico a trabajar en ello. Espero poder contarlo pronto.
He estado tejiendo historias en mi cabeza y en los papeles. Pero no las pude volcar aquí.
No quiero dejar morir a Monstruos y Berenjenas. Los días y las semanas dirán si este es el último post, o si sólo es un pequeño respiro.
Muchas gracias por pasar.

Posted in Uncategorized | 11 Comments »

Epitanasia

Posted by jorgemux en agosto 19, 2008

(Sust. Del griego epi = sobre y thánatos = muerte)

Revivir después de haber muerto.

Es posible que las historias de zombies tengan algún asidero: a veces las personas que llevan algunos minutos o pocas horas de haber fallecido, pueden tener signos vitales repentinos e inequívocos. Un muerto puede llegar a levantar los brazos, abrir los ojos y moverlos, caminar, respirar, hablar o comer. Luego muere definitivamente.

Se han documentado curiosos casos de epitanasia: una persona que moría de manera intermitente; otra que tuvo cientos de episodios epitanáticos; otra que murió un par de minutos, despertó y continuó viviendo varias décadas más.

Todas estas documentaciones son inciertas y el concepto mismo es difícilmente aplicable. Es posible (y altamente probable) que la circunstancia de la epitanasia sea una confusión: tal vez, el presunto muerto en realidad nunca estuvo muerto (como ocurre con los casos de catalepsia). O tal vez las fronteras entre la vida y la muerte son difusas, intercambiables e irreales.

Posted in E | 6 Comments »

Portantoide

Posted by jorgemux en agosto 18, 2008

(Sustantivo. De portantillo = paso ligero más lento que el trote pero más rápido que la velocidad de caminata. Se utiliza por general para referirse a la forma de trote de los asnos y -oide = terminación cuyo significado es “parecido a”)

Forma de correr artificiosa y rebuscada en la que se imitan los ademanes de la acción de correr, pero se avanza a la misma velocidad que en una caminata.

Las mujeres mayores utilizan el portantoide cuando corren repentinamente para alcanzar el ómnibus o cruzar la calle. En verdad no corren; hacen una trabajosa pantomima en la que estiran los brazos, inclinan el cuerpo ligeramente hacia adelante, se mueven con un bamboleo descuajeringado, levantan los pies casi hasta la pantorrilla y -a veces- gritan o hacen gestos de corredor profesional. Si se realizan todas estas acciones sin que aumente la velocidad, entonces se realizó un portantoide.

Posted in P | 4 Comments »

Perixia

Posted by jorgemux en agosto 14, 2008

(Sust. del latín per = con insistencia e ictus = golpe, modulación, cadencia)

Incapacidad de acentuar correctamente las palabras.

Los afectados de perixia no pueden distinguir los casos en los que el acento debe ser prosódico, ortográfico o diacrítico.
La perixia más común y más difundida consiste en acentuar de manera ortográfica las palabras graves cuyo acento convencional es el prosódico (por ejemplo: ‘jóven’, ‘táza‘, ‘meséta‘). Este error es muy frecuente incluso en textos sumamente cuidados.
Existe otro error frecuente con el acento diacrítico. ‘Solo’ es un adjetivo masculino (Ejemplo de uso: ‘Juan está solo’); ‘Sólo’ es un adverbio equivalente a ‘solamente’ (Ejemplo de uso: ‘Sólo vino Juan’). Cualquier error frecuente en la asignación de acentos para estos casos es también un ejemplo de perixia.

Otro error de acentuación se da al confundir los pronombres interrogativos con sus correspondientes pronombres relativos: Ejemplo:

– ¿Cuando salimos? Cuándo quieras

Otro caso de perixia se da al poner acentos ortográficos en sílabas que no tienen acento ni prosódico, ni diacrítico ni ortográfico: ‘La tardé en que nos conócimos fúe uná gran tardé

El caso que da origen al nombre “perixia” es el de quien pone acentos en todas las palabras y en cualquier lugar, sin importarle la prosodia de las sílabas ni el hecho de que dentro de una palabra haya más de un acento: ‘Él día dél níñó fué él dómíngo pasádó‘. El caso límite de esta clase de perixia está dado por aquel que no pone acentos de ningún tipo.

Un caso notable de perixia sería poner sistemáticamente los acentos ortográficos allí donde sólo puede haber prosódicos, y viceversa: ‘Lá nóche caia én lá montáña gelida‘. Esto puede ocurrir con cierta frecuencia en la asignación de acentos diacríticos en las palabras monosilábicas: ‘Té dije lo qué el mé dijo‘, ‘Fui a tú casa

Finalmente, se puede padecer de una perixia que combine aleatoriamente todos los casos de perixia.

Posted in P | 5 Comments »

Proversar

Posted by jorgemux en agosto 13, 2008


(Verbo. Del latín pro = en favor de y versus = dado vuelta. Sustantivo: proversación)

Entender mal (o al revés) el diseño de un sistema.

Se dice que se proversa algún objeto cuando se lo utiliza con la finalidad para la cual fue dispuesto, pero de una manera poco convencional o no del todo correcta. Si abrimos al revés una silla plegable y nos sentamos en ella de esa manera, la hemos proversado. Encender un cigarrillo del lado de la boquilla, cortar con el mango de un cuchillo, o abrir una caja del lado que dice “Este lado abajo” son ejemplos de proversación. También (aunque en un caso más sofisticado) se proversa cuando se malinterpreta un pedido o una orden, pero de todos modos se la ejecuta de forma casi correcta.

Entiéndase que la proversación no implica que el objetivo no se cumpla: en todos los casos, lo que se quería lograr se termina logrando por un camino más complicado y de manera no óptima, pero se logra al fin.

(En las imágenes, robadas de Polenta con Pajaritos de mi amigo The Bug, se puede ver la utilización del “cucurulo” -así lo bautiza él- para que la pizza no se pegue. En la foto uno, utilizado de manera proversal y en la foto dos, utilizado de manera correcta)

Posted in P | 4 Comments »