Exonario

Definiciones y términos que no figuran en el diccionario (exonario no figura en el diccionario)

Archive for the ‘S’ Category

Comproludio

Posted by jorgemux en febrero 25, 2014

(Sustantivo. Del latín con = junto, completo; pro = continuidad y ludus = juego)

Juego que contiene entre sus reglas la posibilidad de continuar jugándolo una vez terminado. 

Aunque la definición parece complicada, en realidad es bastante fácil distinguir a un juego comproludio de aquel que no lo es.
Las calesitas son comproludios: dentro del propio juego, es posible sacar la sortija, lo que permite continuar jugando. En cambio, el pool no es comproludio porque ninguna regla interna del juego permite seguir jugándolo una vez terminada la partida; ni tampoco hay reglas que permitan ganar bolas para que el juego se extienda. En todo caso se puede jugar un nuevo partido de pool, pero este nuevo partido no está conectado con el anterior. Muchos videojuegos son comproludios, en tanto pueden obtenerse “vidas” o incluso créditos para continuarlo (en el caso de videojuegos, para que sean comproludios, es necesario que su trama permita jugar indefinidamente. Se trata de juegos que pueden “darse vuelta”, esto es: una vez que se llega al final de la trama, esta recomienza una y otra vez hasta que ya no queden vidas)  El tatetí, el royal ludo, las damas y el ajedrez no son comproludios, pues dentro de las partidas de estos juegos no hay reglas que permitan “ganar” partidas extras o “vidas”.
En los comproludios, existe la posibilidad de jugar indefinidamente con una sola ficha o boleto inicial. Es posible, en principio, pagar una vez el ticket de la calesita y luego sacar la sortija por toda la eternidad -o, al menos, hasta que el calesitero decidiera cerrar. Podría pensarse, no obstante, en una calesita que jamás cierra sus puertas por culpa de un cliente endemoniado que saca continuamente la sortija (A su vez, para ello, es necesario pensar en un calesitero endemoniado que no detiene jamás la calesita, ni de noche, ni con lluvia, ni con el paso de las décadas)
El comproludio contiene el estímulo y la ilusión del juego eterno y recursivo. Nos promete que si entramos en sus reglas, podremos estar sometidos a ellas por siempre, como si gracias a ellas tuviésemos la chance de escapar del destino de vejez, enfermedad y muerte que nos espera a todos. La sortija es un objeto creador de futuro: nadie muere en las vísperas, ni con la sortija recién ganada en mano.

Posted in S, Sistemas y Movimientos. | 1 Comment »

Subostio

Posted by jorgemux en mayo 9, 2012

(Sustantivo. Del latín sub- = por debajo y ostium = puerta. Verbo transitivo: subostiar)

Objeto que puede pasar por debajo de una puerta. 

Las facturas de la luz, del cable y el gas; el impuesto municipal, las publicidades de electrodomésticos, el diario y los avisos de telegrama suelen ser subostios. Es común que, con el paso de los días, el pasillo cercano a la puerta de entrada de casa esté repleto de subostios.

Si le pedimos a alguien que pase algo por debajo de la puerta podemos indicarle, de un modo más económico, que subostie ese objeto.

Posted in S, Vida Cotidiana | 1 Comment »

Sondograma

Posted by jorgemux en agosto 11, 2011

(Sustantivo. Del griego soma = cuerpo; endos = interior y gráma = escritura)

Letra, palabra o mensaje escrito en algún órgano o parte inaccesible del cuerpo.

En la película Un hombre serio (A Serious Man, 2009) de Joel y Ethan Coen, un dentista descubre que uno de sus pacientes tiene un mensaje escrito en el lado posterior de sus dientes: una letra hebrea por cada pieza dentaria. Ese mensaje es un sondograma. Si descubriéramos que nuestros huesos, pulmones, corazón o hígado contienen una clara conjunción de letras en algún idioma, también los llamaríamos sondogramas. Para que califiquen como tales, es menester que no hayan sido escritos por el individuo que los posee (esta condición se cumple debido a la inaccesibilidad del mensaje), ni por una mano externa en algún momento de nuestra vida, y que estén impresos en algún lenguaje natural. No cuenta como sondograma el tatuaje hecho en el cráneo durante la lactancia y que se descubre sólo a los cuarenta años cuando se declara la calvicie, ni la interpretación arbitraria que podría hacerse del trazado de nuestras venas y arterias (quizás entre los ríos y deltas de nuestra sangre puede encontrarse una conjunción de letras en algún idioma, pero esto sería puramente casual). 
Puede pensarse que los sondogramas tienen origen divino. Así se lo interpreta al menos en la película Un hombre serio. Sin embargo, puede que en un futuro no muy lejano las personas nazcan con alguna condición extraordinaria gracias a ciertos avances en la genética, y en ese caso es posible que los niños lleven alguna marca identificatoria en sus órganos que indique cuál es la modificación genética a la que fueron expuestos antes de nacer o incluso antes de ser concebidos.

Posted in Fenómenos extraños y metafísicos, Lenguaje, S | 1 Comment »

>Sinasa

Posted by jorgemux en mayo 9, 2011

>

(Adjetivo. De “sin asa“)

1. Objeto que resulta difícil de asir debido a que no tiene alguna parte que sobresale.

Los objetos esferoides son propiamente sinasa. Puede utilizarse el término para referirse a algo que es uniformemente resbaloso o caliente: aunque tuviera asas, el hecho de que la temperatura o o su carácter escurridizo estén distribuidos de manera uniforme en todo el objeto (incluidas las eventuales asas), hacen que sea sinasa. No es una contradicción hablar de un asa sinasa, si el asa comparte las propiedades de calor o viscosidad del resto del objeto. Si las asas de una taza se calientan al igual que la taza, entonces tanto la taza como las asas son sinasas.

2. Persona o animal a la que le falta alguna de las extremidades, o todas.

Se lo puede utilizar en sentido figurado para referirse a la falta de vigor masculino o de autoridad, en referencia a una supuesta falta de pene. También, como término despectivo o insultante, refiere a una supuesta impotencia sexual masculina: “No te acuestes con Roberto, es un sinasa

3. Dícese de la argumentación tan clara, completa y convincente que resulta imposible de refutar, ya sea en conjunto o en sus partes. 

En esta acepción, también, se refiere a la persona que es capaz de defender de manera impecable un discurso, o cuyo pasado es limpio y libre de cualquier reproche. Cuando se discute con un sinasa, se suele decir: “Estuve discutiendo con Hernán y revolviendo en su pasado. Pero es un sinasa, nunca encuentro algo con qué agarrarlo“.

Posted in S, Sexonario | 3 Comments »

>Salchino

Posted by jorgemux en enero 5, 2011

>

(Adjetivo y sustantivo. De la expresión “vamos al chino“, apócope de “vamos al supermercado chino“. Verbo: salchinar)

Experiencia de compra en un supermercado chino. 

Como adjetivo, la palabra suele modificar al sustantivo “experiencia”: “tuve una experiencia salchina”
No es lo mismo recorrer las góndolas de Carrefour y Disco que pasear por los infinitos vericuetos de un supermercado atendido por orientales. Caminar cerca de una góndola enfriadora en un supermercado chino equivale a recordar el mito de las heladeras apagadas durante la noche y la carne de rata. Además de la dudosa refrigeración de sus productos, el supermercado chino posee una disposición topográfica particular: poco espacio entre góndolas, productos heterogéneos perdidos en un rincón, un local de ventas laberíntico e iluminado sólo con fluorescentes escasamente dispuestos. La experiencia se asocia a cierto olor a pescado y arroz hervido, aun cuando esas asociaciones son inferencias y no sensaciones. Desde luego, la experiencia salchina está cimentada sobre prejuicios: aunque estuviéramos en un supermercado chino cuyas heladeras funcionaran a la perfección,cuyas luces encandilaran o cuya mercadería no incluyera una góndola de productos chinos, también podríamos tener una experiencia salchina.

No es necesario estar en una tienda atendida por orientales para tener la experiencia salchina. Nos puede ocurrir en un sinnúmero de situaciones. “Ayer fui al taller mecánico a arreglar el auto, y había olor a pescado frito, poca luz y música oriental. Tuve una experiencia salchina

Posted in S | Leave a Comment »

>Santivirus

Posted by jorgemux en diciembre 20, 2010

>

(Sustantivo. De santo y antivirus)

1. Programa que considera como un virus cualquier archivo de computación que codifique expresiones e imágenes obscenas y sacrílegas. 

2. Programa que otorga una bendición a otros programas, por medio de un escaneo.

En la acepción 1, el santivirus ejecuta una acción invasiva y censuradora sobre los datos de un ordenador. En la acepción 2, en cambio, el santivirus es inofensivo; es un programa epifenoménico que “barre” al resto de los programas, otorgándoles una bendición. Se supone que el santivirus en su segunda acepción es un simple programa de escaneo que ha sido bendecido por una autoridad eclesial. Si existiera un “cielo de los datos” adonde viajen los archivos cuando se destruye su soporte, esos archivos sólo podrán ocupar un paraíso binario de élite si han sido previamente purificados por el santivirus. De otro modo, cuando el disco rígido se destruya, los datos o bien simplemente desaparecerán, o bien viajarán a un infierno espantoso lleno de entidades matemáticas monstruosas, como el infinito, la cifra periódica o el número dos.

En otra acepción relacionada con las anteriores (aunque por fuera del lenguaje binario), un santivirus puede ser un virus que ataca al cerebro de las personas, cuyo síntoma es un estado de fe, castidad, devoción divina y santidad. Los afectados de santivirus no se defienden de los golpes que reciben, y prefieren ceder sus bienes (aun los más privados y esenciales) a otras personas. Trabajan sólo en beneficio ajeno y sienten una enorme serenidad y placer en la frugalidad absoluta y en los soliloquios en voz baja, de rodillas y con las manos juntas.

(Este post está inspirado en la frase “Salva tus datos” de mi amigo Sebastián Morfes, y en la pesadilla binaria del robot Bender de la serie Futurama: “¡Qué horrible pesadilla! ¡Unos y ceros por todas partes! Hasta me pareció ver un dos”)

Posted in S | Leave a Comment »

>Seudostro

Posted by jorgemux en noviembre 4, 2010

>

(Adjetivo. Del griego pseudós = falso y  oistrós = aguijón)

Dícese de la persona que se considera a sí misma capaz de advertir, amonestar y concientizar a otros. 

El seudostro cree que tiene una misión trascendente. Aunque su bagaje conceptual es deplorable, y aunque sus convicciones resultan escasas y contradictorias, él supone que sus duras, prejuiciosas y muchas veces infundadas admoniciones provocarán un “despertar”, o un “abrir los ojos” en sus irritados oyentes. Es común que un seudostro se vanaglorie de sus (puramente imaginarios) buenos resultados: “Ayer le dije a Carlitos que esa mujer con la que sale no es para él, que algún día lo va a engañar; que se tiene que buscar otra. Al principio se enojó, pero después (antes de pegarme una trompada) me miró como diciendo ‘tenés razón’“. Otras veces, el seudostro cuenta dudosas anécdotas del pasado, para mostrarnos que “desde muy joven” se dedicó a “decir todas las verdades” a la gente y que “no se calla nada”, esperando quizás que sus obligados oyentes le rindan pleitesía. “Hace veinticinco años hablé con el presidente de la república, el finado Raúl Alfonsín y le dije: Raúl, se viene la hiperinflación, se viene la hiperinflación, cuidado con las especulaciones financieras… No me hizo caso, y fijate la que se vino en el ochenta y nueve
El seudostro realiza una amalgama entre el consejo malicioso y la advertencia: por un lado, dictamina cuál es el único camino que se debe seguir para evitar un mal horrendo; por otro lado, infiere cuál es el mal terrible en el que (de manera inexorable) desembocarán los acontecimientos si se desoye su advertencia. Muchas veces (y esto es lo típico) es ambiguo y poco específico en su relato de los hechos actuales; sin embargo, a pesar de ello, parece tener muy en claro cuáles serán las terribles consecuencias si no se actúa como recomienda. Si se le pregunta cómo está el contexto político, dirá “Está todo, pero todo, todo, mal“. Ahora bien, de ese “mal” en abstracto, ese mal total, supone que el mejor camino es “Quitar del camino a un candidato pernicioso”, porque de otro modo “el país desembocará en una irreparable crisis interna, con la quiebra de todas las pequeñas y medianas empresas”. Aquí puede verse la secuencia del seudostro: un contexto inespecífico (“Está todo mal”), un camino a seguir (“Quitar del medio a un candidato”) y una consecuencia espantosa y muy específica si no se cumple con su consejo imperativo (“La quiebra de las pequeñas y medianas empresas”)

En el contexto político argentino, la diputada Elisa Carrió es la seudostra más reconocida.

Posted in S | 3 Comments »

Sanosórdico

Posted by jorgemux en septiembre 14, 2010

(Adjetivo. Del latín sanna = mueca y surdus = sordo)

Quien gesticula para decirnos algo urgente mientras hablamos por teléfono.

Si llama la tía Estela y nos pregunta por Carlitos, le decimos que Carlitos está en casa, comiendo un matambre al horno con la familia. Carlitos hace una mímica desesperada, implora, ejecuta una ridícula actuación para decirnos algo. No entendemos lo que quiere, y no hay manera de adivinar. Cuando cortamos, Carlitos aclara: “No tenías que decirle a la tía que yo estoy acá. Le dije que estaba descompuesto y que no iba a salir de casa“.  Carlitos quería avisarnos -cuando ya era tarde- de que no había que dar esa información. Pero no lo escribió en un papel, ni lo dijo de antemano: pensó que una sucesión de morisquetas desenfrenadas e hipos guturales a destiempo podían cumplir la misma finalidad que un discurso claro y oportuno. No sólo eso: Carlitos se siente con derecho a enojarse por nuestra falta de intuición ante sus improvisadas muecas de mal payaso. 

Existe una especie de sanosórdico que no tiene la intención de comunicar algo; sus muecas sólo buscan la risa de quien está hablando por teléfono.

El sanosórdico puede hacerse extensivo a otros ámbitos, además del telefónico. Un locutor de radio o un conductor de televisión a veces deben enfrentar a su sanosórdico operador, quien le desea comunicar con gestos sordos que la noticia que está dando es errónea.

Posted in S | 1 Comment »

Semanterio

Posted by jorgemux en agosto 20, 2010

(Sustantivo. De semántica  y cementerio)

1. Libro o sitio web que se dedica a recolectar palabras en desuso. 

Algunas personas que han entrado a Exonario, lo han confundido con un semanterio, creyendo que en este blog hacíamos acopios de términos que alguna vez fueron usados, pero ya no. 

2. Red de conceptos que ya nadie piensa. 

Si cada palabra o grupo de palabras conforma un concepto, entonces existen millones de conceptos que ya nadie piensa, o que sólo se pensaron una vez (en el momento de crear la palabra o la frase para nombrarlo) o en un momento muy preciso de la historia. Esos conceptos ya no pensados conforman una platónica y enmarañada red semántica en desuso. 

Las palabras de Exonario que ya nadie lee y que nadie usa ni usó jamás, son parte de un semanterio.

(Nota: la palabra “semanterio” se usa como sinónimo de “simandrón“, un instrumento musical utilizado en actos litúrgicos. No he encontrado la etimología de este “semanterio”, pero sospecho que no debe ser similar a la que estamos utilizando aquí)

Posted in S | 3 Comments »

Sinóniro

Posted by jorgemux en julio 12, 2010

(Adjetivo y sustantivo. Del griego syn = con y oneirós = ensoñación)

1. Dícese de quien está soñando en el mismo instante en que otro sueña.


2. Dícese de quien tiene el mismo sueño que otra persona.

3. Dícese de quien se encuentra con otra presona dentro de un sueño por causa de estar soñando el mismo sueño.

Las acepciones 2 y 3 involucran casualidades demasiado improbables, y por eso los hechos que nombran son extraños y maravillosos.
Algunas veces, dos o más personas cuentan con vívidos detalles la situación con la que soñaron, y descubren que han visitado el mismo espacio onírico. Es frecuente que uno termine la descripción que comenzó el otro: “… Una habitación amarilla con… ” dice uno de los soñadores, y el otro continúa “… con un dragón verde flotando cerca de la chimenea…”. Ambos se asombran por haber sido sinóniros en su segunda acepción.
Con respecto a la acepción tercera, existen grupos de personas que deciden dormir en una misma casa o habitación para compartir aventuras oníricas. Creen que, con ciertos rituales o programaciones mentales podrán tener un único sueño en común y, quizás, compartir aventuras con sus sinóniros inmediatos.

Un sinóniro en su tercera acepción tiene que serlo, necesariamente, en la segunda y en la primera. La viceversa, sin embargo, no tiene por qué darse.

Posted in S | 2 Comments »